lunes, 9 de mayo de 2011

Los nutrientes se transportan

Los nutrientes que se obtienen de los alimentos mediante el proceso de la digestión son transportados a todas las células del cuerpo a través del sistema circulatorio.


Sistema circulatorio del ser humano

La función principal del sistema circulatorio es el transporte de los nutrientes que se obtienen de la digestión de los alimentos, y el transporte de los desechos expulsados por las células.
En el ser humano, el sistema circulatorio está constituido por: el corazón, los vasos sanguíneos y la sangre.

El corazón: Es un músculo hueco, compuesto principalmente por tejido muscular, tejido conectivo y tejido fibroso. Se encuentra ubicado en la caja torácica y su función es impulsar la sangre a todas las partes del cuerpo, a través de los vasos sanguíneos. Internamente, el corazón está dividido en cuatro cavidades, dos derechas y dos izquierdas, separadas por un tabique.
Las dos cavidades superiores se llaman aurículas y las dos cavidades inferiores se llaman ventrículos. Cada aurícula se comunica con el ventrículo por unos orificios llamados válvulas, cuya función es evitar que la sangre que ha sido bombeada desde las aurículas, se devuelva a los ventrículos.
El corazón no para de latir durante toda nuestra vida. En un día bombea unos 8.400 litros de sangre. Cuando estamos en reposo, late entre 60 y 80 veces  por minuto. Cuando hacemos ejercicio, puede llegar a latir hasta casi 200 veces por minuto.

Los vasos Sanguíneos: Son una red de conductos musculares elásticos que distribuyen la sangre a todas las partes del cuerpo. Los vasos sanguíneos son las arterias, las venas y los capilares.

Las arterias: son conductos musculares elásticos con paredes gruesas. Transportan la sangre que contiene nutrientes y oxígeno desde el corazón hacía todos los órganos del cuerpo. Las arterias disminuyen su tamaño y se ramifican a medida que se acercan a los órganos del cuerpo. Son ejemplos de arterias, la arteria aorta y la arteria pulmonar.

Las venas: son conductos musculares elásticos con paredes delgadas. Transportan la sangre que contiene desechos desde los órganos del cuerpo hasta el corazón. Son ejemplos de venas en nuestro cuerpo, la vena cava superior, la vena cava inferior y las venas pulmonares.

Los capilares: son vasos sanguíneos muy delgados que resultan de la ramificación de las arterias. Comunican las arterias con las venas. Llevan el oxígeno y los nutrientes a cada célula y, al mismo tiempo, recogen los desechos que las células expulsan.

La sangre.
La sangre es el fluido que circula por todo el organismo a través del sistema circulatorio, formado por el corazón y un sistema de tubos o vasos, los vasos sanguíneos.
La sangre es un tejido líquido, compuesto por agua y sustancias orgánicas e inorgánicas (sales minerales) disueltas, que forman el plasma sanguíneo, glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Una gota de sangre contiene aproximadamente unos 5 millones de glóbulos rojos, de 5.000 a 10.000 glóbulos blancos y alrededor de 250.000 plaquetas.

El plasma sanguíneo: es la parte líquida de la sangre. Es de color amarillento y en él flotan los demás componentes de la sangre, también lleva los alimentos y las sustancias de desecho recogidas de las células.

Los glóbulos rojos: se encargan de la distribución del oxígeno molecular (O2). No tienen núcleo, por lo que se consideran células muertas. Tienen un pigmento rojizo llamado hemoglobina que les sirve para transportar el oxígeno desde los pulmones a las células. 

Los glóbulos blancos o leucocitos: Su función principal es de defensa en el organismo.  Son células vivas que salen de los capilares y se dedican a destruir los microbios y las células muertas que encuentran por el organismo. 

Las plaquetas son fragmentos de células muy pequeños, sirven para taponar las heridas y evitar hemorragias.

Tomado de casas de las ciencias naturales 4° Ed. Santillana 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada